GoPro y el espejo de Blancanieves

tt-gopro-hed-2013

Quizás el mayor éxito de GoPro es haberse convertido en una marca capaz de inspirar a centenares de otras marcas y personas en todo el mundo que no tienen nada que ver con el universo de la captación de imágenes. Es de esas marcas que llegan con una idea rompedora y cambian todo. A pesar de ser bastante joven.

De hecho, han sido capaces de crear una categoría completamente nueva en el audiovisual, democratizando la grabación de vídeo y haciéndola tan sencilla como apretar un botón. Una carcasa resistente a golpes y agua le permitiría hacer el resto el trabajo: introducirse en cualquier lugar. A partir de ahí, parece que los equipos de marketing de GoPro lo han tenido muy claro: apostar por el UGC, o contenido generado por el usuario en su máxima potencia.

La red se llenó de vídeos grabados completamente con GoPros, e incluso la marca realiza concursos semanales para destacar los vídeos de sus consumidores y convertirlos en los spots más comestibles y frambuesa que puedan idear: les proporciona las guidelines, pegatinas y cabeceras para que los propios consumidores “monten” los spots y además, se sientan en la capacidad de “realizarlos”, generando así un constante concurso creativo tan competitivo como la capacidad de convocatoria global que posee la marca.

GoPro es puro branded content desde su primer prototipo.

Como dice su nombre, “toma nuestra cámara and go pro”. Conviértete en un pro. Empezaron ofreciendo puntos de vista únicos en los deportes extremos, y después el ingenio de la gente cambió la noción de invento a un accesorio polivalente capaz de producir casi cualquier situación bajo un potente INSIGHT: mírate como nunca antes te habías visto. Era una apelación personal y puramente aspiracional, al TU. Una analogía al famoso cuento de Blancanieves en la que se preguntaba a un espejo quién era la más bella del reino y el espejo contestaba: “La más bella eres tu”, porque así es como nos queremos ver y ser vistos.

Espejo Mágico

Sin embargo, la propuesta de valor reside en lo más racional que se ha visto en el marketing en los últimos años: serás lo que quieras ser y te lo mostraremos tal y como lo quieres ver: en primera persona.

GoPro llegó al mercado además en el momento correcto, con la explosión de Youtube y la nueva revolución creativa global, en la que cualquiera con una idea original es capaz de desarrollar un concepto viral sin ni siquiera buscarlo.

La cámara hoy en día es un básico en multitud de producciones audiovisuales de todo tipo, desde reviews de motor, hasta documentales de viajes de National Geographic. Su reducido precio y versatilidad real equiparan a las fotos que hacemos con los móviles: la dificultad de guardar el recuerdo de un momento está a un palmo de distancia, en nuestro bolsillo. Esa es básicamente la ventaja competitiva de la marca: poder estar en cualquier lugar y situación al instante, con lo cual, el abanico de situaciones capturables es impresionante.

La marca también ha sido muy inteligente, y supo aprovechar las sinergías que otros podían aportarle, como es el caso de Red Bull, con quienes se reservaron un buen as en la manga:

La diferenciación actual: el ángulo

GoPro pasará a la historia por haber popularizado y potenciado como nunca antes una nueva narrativa audiovisual: el POV, o punto de vista subjetivo.

¿Qué ve un ave al volar? ¿Y un perro en su día a día? ¿Y una guitarra? Parte del éxito en la estrategia de contenidos propia es hacer ver ideas muy sencillas y a la altura de todo el mundo buscando nuevos puntos de vista o grabando desde ángulos inusuales para buscar ese efecto vital de “vídeo nunca antes visto”:

En definitiva, un ejemplo de marca construida a través del contenido en su vertiente más democrática posible desde la producción y el ejemplo de la persistencia a lo largo de los años.


Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *